CONSTELACIONES DE PAREJA

¿QUÉ SON LAS CONSTELACIONES DE PAREJA?

Son un método de trabajo que nos va a facilitar la relación de pareja, en esos momentos difíciles o de crisis. Nos va a ayudar a entrar en nuestro inconsciente y encontrar las emociones que dificultan la relación, sus causas y conexiones para desactivarlas, liberarlas y poner orden y paz.

Las emociones que vivimos con la pareja, unas nos facilitan y otras dificultan la relación. Unas nos ayudan a estar en armonía y otras aportan ruido, malestar, hacen saltar chispas o nos desconectan. Emociones como la rabia, el miedo, la tristeza o el asco, están ahí por algún motivo. Son una respuesta a lo que nos pasó en algún momento, aunque no seamos consciente de ello.

Con las constelaciones de pareja, vamos a averiguar que vamos a hacer con ella. Cambiar para tener una nueva oportunidad,  borrarla de nuestro disco duro y seguir avanzando en la vida sin culpabilidad por ello… lo que sea necesario, dependiendo del caso.

La clave de nuestra felicidad está en lo que nos hace infelices. Tenemos un almacén inconsciente de memorias dolorosas y cada una lleva una energía asociada, estas proceden de nuestra herencia familiar aún no resuelta.

La solución a esta forma de infelicidad es descubrir el vínculo que produce el bloqueo, a qué o a quién estamos vinculados que nos impide avanzar y una vez identificado observarlo con amor y separarnos, comprender que nuestros padres y antepasados tuvieron su vida y su destino y honrar profundamente a ambos.

Este método de trabajo, en el ámbito de la pareja, es el camino para encontrar el bienestar y la paz que en ocasiones es tan deseada en un lugar tan importante como es la relación de pareja, junto a la persona que hemos escogido para acompañarnos en nuestro camino de vida.

En estas constelaciones se acompaña a ambos miembros de la pareja, si así lo desean o a uno de ellos, si es quién siente la necesidad de encontrar respuestas, a transitar esos momentos difíciles, poder encontrar un apoyo, actualizarse y a reencontrarse, si todavía hay amor.

Ante una crisis de pareja, es fácil no saber que camino tomar, ya que en ocasiones te sientes culpable por la situación y en otras haces responsable a la otra parte.

A lo largo de una relación se pueden tener situaciones de crisis o momentos difíciles, precisamente esto se nos presenta como una oportunidad de crecimiento y de revisión de nuestros patrones de conducta.

Si nos atrevemos, puede ser un camino de auto descubrimiento y una gran oportunidad para aprender a gestionar nuestras relaciones y conductas que es muy posible hayan quedado obsoletas y dañen a nuestros seres queridos, siendo motivo de frustración e insatisfacción constante.

Cuando nos vinculamos en pareja, solemos depositar en ella las expectativas y deseos anteriores insatisfechos para llenar nuestros vacíos. Muy a menudo, dichas expectativas no coinciden con la realidad o son muy difíciles e cumplir para la otra persona, ya que no es ella responsable de hacer por nosotros lo que nosotros mismos no podemos.

La pareja es una gran escuela de vida y en ella aprendemos a amar y también afloran todos los temas pendientes de cada uno. Crecer en ella, o aprender a separanos, sin dañar ni destrozar al otro, es un buen puerto de amor para nosotros mismos y para la relación.

¿PARA QUÉ SIRVE UNA CONSTELACIÓN DE PAREJA?

Una constelación de pareja tiene como finalidad acompañar a los protagonistas, a ambos o a uno de ellos, a profundizar en su relación y gestionar situaciones estancadas o de conflicto.

Las Constelaciones ayudan a la pareja a explorar lo esencial de sus relaciones a partir de los síntomas y a centrar su atención en la solución.

Así, las crisis, lejos de ser un obstáculo que impiden el encuentro, dan paso a una nueva oportunidad para desarrollarse y relacionarse con más profundidad y agrandar la capacidad de amar, mirándose y rescatando todo lo necesario para restablecer la intimidad, la creatividad o la comunicación perdida. contribuye a un mejor conocimiento propio, del otro y de las posibilidades del vínculo y así generar un TU, YO y NOSOTROS.

Los motivos de crisis, que suelen traer a las personas que tienen pareja a terapia, pueden ser diversos:

-Discusiones constantes

-Falta de comunicación

-Distintas búsquedas en el camino de vida

-Infidelidad

-Entrada en la rutina

-Nacimiento de un hijo

-Emancipación de los hijos (síndrome del nido vacío)

-Dependencia emocional

La relación de pareja es muy emocional y se encuentra en constante cambio. Cada pareja es única, cada pareja tiene su propia historia. Y es asunto de dos.

Con el trabajo en la pareja, obtienes los recursos necesarios para afrontar determinadas situaciones duras y puedes liberar esas emociones reprimidas como puede ser la rabia, el miedo, etc. Ya que si permanecen en el inconsciente siguen actuando y ejerciendo en nuestra contra.

Otro de los asuntos que se pueden tratar son las separaciones de pareja. Un apoyo para el duelo, desde un lugar de respeto, para el bienestar emocional de todos los implicados, incluidos los hijos si los hubiera.

Cerrando el vínculo y los temas pendientes que pudiera haber, también honrar y agradecer el amor que ha habido en la relación.

OBJETIVO

El primer paso para el cambio es reconocer y estar dispuesto a recibir ayuda.

Trabajar la relación de pareja desde el respeto y al ritmo de cada uno, aunque también se puede trabajar individualmente y por separado, ya que cada uno vive su propia realidad y verdad sobre la situación.

Esta terapia ayuda a definir de nuevo la relación, mejorar la comunicación, para que salgan a la luz resentimientos, deseos, miedos, necesidades propias de cada uno y así poder lograr un lugar de amor y bienestar.

Sacar a la luz problemas o asuntos:

-No resueltos de la infancia

-Relación con los padres

-Cambios internos

-Pérdida de ilusión

-Dependencia emocional

-Inestabilidad en el trabajo

-Nacimiento de hijos

-Anteriores parejas…

Éstos afectan de manera directa a nosotros y al otro, por lo tanto, afectan al vínculo entre ambos.

El objetivo es revisar y actualizar estos asuntos para que el crecimiento de la pareja pueda continuar.

Amar a nuestra pareja tal y como es.

La igualdad en la pareja, uno de los órdenes que hay que aplicar. Los dos miembros de la pareja son exactamente iguales y parte de ese reconocimiento se da, al respetar y aceptar las diferencias, tanto a nivel individual como familiar o cultural.

Cada miembro de la pareja debe tomar conciencia, de sus propios patrones y vacíos internos, esa es la forma de establecer un vínculo afectivo de adultos, siendo la relación un espacio de convivencia y nutrición para el crecimiento de ambos.

Cuando la pareja entra en un bucle a menudo puede resultar difícil encontrar una salida. Si los miembros de la pareja están dispuestos a mirar más allá de lo conocido hasta ahora, esta es tu terapia: Constelaciones de pareja.


Si queremos que la pareja perdure, no se trata de evitar los desequilibrios sino de aprender a resolverlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.