Información del sistema familiar. Padres.

EL SISTEMA FAMILIAR

Cada familia es especial, es única. Con una forma de relacionarse y comunicarse, que se ha desarrollado a través del tiempo y se crea en respuesta a todas las circunstancias que le tocó vivir como grupo o sistema y también individualmente, con cada miembro por separado, en su experiencia o manera de vivir.

La familia forma parte de nuestra vida, tanto en nuestro presente como en nuestro pasado. Con nuestros ancestros y generaciones posteriores tenemos un vínculo, mediante el cual estamos unidos, con un profundo amor y lealtad hacia ellos.

Aún sin tener contacto con nuestro sistema o familia, incluso teniendo poca relación, eso da igual. Llevamos muchas cosas que pertenecen a nuestro sistema familiar y eso afecta a nuestra vida.

La familia, considerada como un organismo grupal, expresa necesidades y se autorregula tomando en cuenta el conjunto, lo global.

Nos acompañan programas antiguos que hay que actualizar, pueden ser miedos, pensamientos o situaciones que se repiten sin saber porqué. Nos afecta de manera inconsciente y si amplias la mirada serás capaz de sanar.

Hacer una constelación familiar es una forma de poder avanzar e identificar en que lugar o familiar ocurrió el hecho que nos afecta y poder sanarlo.

Nuestro sistema de ancestros puede tener asuntos que no están resueltos, es decir, suicidios, familiares no reconocidos, abortos, enfermedades mentales, secretos… y todo esto, está en tu programación y genera miedo, ansiedad, desconfianza, sentimiento de culpa… dependiendo del caso. Esto provoca pequeños atascos, ya que en su momento se resolvió como se pudo o se dejo sin resolver. Ahora es cuando se puede resolver del todo y recuperar parte nuestra en el ahora, para que la vida sea más sencilla.

Cuando se restablece el orden en el sistema familiar la persona siente la fuerza y el amor que viene de la familia y de sus antepasados, siente que este amor y fuerza lo respaldan.

Cuando pasa algo en el sistema, ya sea en el pasado o en el presente, el resto del sistema entero, intenta compensar eso que paso y a veces es lo que nos limita.

Nos paramos o quedamos estancados ante algo y lo hacemos porque el sistema familiar nos avisa de que hay peligro (cuidado con las relaciones, el éxito… antiguamente hubo un dolor o problema con ese asunto), lo mejor es tomar conciencia y así actualizar ese programa que nos afecta y poder avanzar.

En consecuencia, cuando un miembro de la familia cambia, ya sea su manera al relacionarse, su forma de pensar… los otros ya no pueden responder de la misma forma mecánica anterior, se ven obligados a buscar otras respuestas y otras formas de relacionarse.

Un vínculo sano y de amor con la familia de origen se transforma en paz y salud emocional.

El contacto con los otros miembros del sistema nos nutre y nos ayuda a evolucionar.

Todos necesitamos sentir que pertenecemos a nuestro sistema familiar, porque es en ese ámbito familiar donde primero se nos acoge y se materializa el Amor.

LOS PADRES

Cuando somos niños nuestros padres lo son todo para nosotros, a su lado nos sentimos seguros, protegidos… tan solo una mirada de ellos ilumina todo nuestro mundo. Somos pura inocencia.

Con el paso del tiempo, cuando crecemos, ese sentimiento va cambiando. Nos alejamos de ese amor incondicional y nos llenamos de resentimientos y reproches. A veces porque los rechazamos, otras porque los juzgamos o porque arrastramos sus cargas.

Hay que volver a ese amor incondicional hacia los padres, desde la consciencia, hacia todo nuestro sistema familiar. Esto es lo que nos va a sanar.

Aceptar a nuestros padres es lo que nos permite seguir nuestro camino sin cargas.

Un amor basado en la aceptación de todo lo que es y lo que sucedió.

Ser consciente de que ese Amor incondicional que sentíamos hacia nuestros padres tomó una dirección equivocada y cuál fue el motivo que lo originó. Eso te permite devolverlo de nuevo a su cauce.

Lo que es evidente es que hay una necesidad de amor incondicional, de pertenecer, un anhelo de unión y aceptación que se tiene en lo más profundo de la persona. A veces esos sentimientos se esconden detrás de conflictos y deseos, competitividad, separación o anulación del otro.

LA INFORMACIÓN DEL CLAN FAMILIAR

La información del clan familiar no se pierde ni desaparece, aunque las personas mueran. La información perdura en nuestras células, la llevamos en nuestros genes y hay métodos para sacarla a la luz y saber de donde venimos, cuales son los programas que repetimos y pertenecen al clan.

Así podemos arreglar asuntos de nuestros antepasados que quizás ahora están afectando a nuestra vida y no eramos conscientes de ello.

La energía ni se crea ni se destruye, se transforma; lo explica la física cuántica. Lo mismo pasa con la información que perdura a través del tiempo y constelar es un método muy eficaz y a la vez muy potente y con una sola sesión a veces es suficiente para tomar conciencia y empezar con el cambio. Pero es responsabilidad de uno mismo. ¿Estás dispuesto a trabajar?

Todo está vinculado con todo, y si alguno de nuestros ancestros sufrió una injusticia, un abuso… puede afectarnos a nosotros o a nuestros descendientes. Al sanarlo AHORA estamos liberando a nuestros hijos, sobrinos… de repetirlo por lealtad al clan.

Es cierto que nuestro aquí y ahora, está influido y moldeado por nuestro pasado a través de las memorias vivas que tenemos del mismo, pero eso ya no tiene por qué seguir siendo así. Hoy puedes mejorar tu presente cambiando convenientemente tus memorias ancestrales.

Con la constelación familiar vas a poder encontrar, desactivar y poner orden al conflicto dentro del sistema familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.